1. Elegir un nombre de dominio

Cuando empiezas un proyecto online, lo primero que tienes que decidir es un nombre de dominio, algo que puede ayudar a que tu página o tu blog sea un éxito, o a que sea un fracaso porque nadie entre a visitarte.

El nombre del dominio tiene que ser corto, así que olvida dominios que tengan más de 14 letras, ya que son difíciles de escribir y de recordar. A la hora de elegir el dominio, cuanto más corto sea mejor.

Siguiendo con el nombre, y aunque Google ya da menos importancia a que la palabra clave esté en el dominio, yo te recomiendo que esté, y si puede ser la palabra clave exacta mejor. Si ya está ocupada, escoge una variación, pero que no contenga guiones ni números.

Para terminar, te aconsejo que te olvides de extensiones raras, como .me, .tv, .biz, y aunque sea más caro lo mejor es comprar un .com, .net o .org. Si no es posible, la siguiente extensión recomendada es la .info, aunque hay que tratar por todos los medios que sea una de las tres primeras.