Las últimas actualizaciones de Google, han dejado a millones de páginas webs sin apenas tráfico, y parece que la culpa ha sido de los anchores, es decir, de la forma en la que han creado enlaces a su web.

Un anchor o texto ancla, es  la palabra o palabras con la que enlazamos a una web. Así, si ponemos buscador, y añadimos un hipervínculo que vaya a Google, “buscador” sería el anchor del que os estoy hablando.

Hasta ahora, cuando dejábamos un enlace en una página, usábamos la palabra clave de nuestra web en él, algo que ahora Google penaliza de forma muy severa, por lo que tenemos que cambiar la estrategia.

Por eso, cuando dejemos enlaces de nuestras páginas, además de usar la palabra clave, hay que empezar a usar el nombre de la web, su dirección e incluso palabras como clic aquí, más información, etc.

Si no empiezas a hacerlo, es cuestión de tiempo que tu página se hunda en Google. Si ya se ha hundido, puedes recuperarla cambiando el texto de los enlaces de tu página.