Con la aparición del Internet y las redes sociales, la forma en cómo se comunican las empresas cambió totalmente. Si bien se siguen empleando los principios tradicionales de mercadeo, la presencia dentro del mundo virtual es absolutamente necesaria. Una de las áreas que ha cambiado en su forma de venderse es la música. Los cambios que ha experimentado el marketing musical son diversos, y ahora artistas de todo el mundo pueden popularizarse sin necesidad de un manager o una casa disquera.

La posibilidad de auto comercializarse por las redes sociales

La aparición de fan pages en Facebook es una de las formas actuales de dar a conocer nuevas bandas de diversos géneros, o artistas determinados. Simplemente, estableciendo una estrategia como con cualquier otro producto, se puede llegar a compartir nueva música sin necesidad de casas disqueras o apariciones en radio y televisión. Es importante que la banda tenga un buen nombre, así como una buena imagen gráfica, que atraiga a los usuarios.

De igual forma, páginas web como soundcloud.com tienen propuestas interesantes. Los artistas nuevos pueden colocar sus audios y demos para que el resto del mundo disfrute de ellos. Es una excelente forma de ser escuchado por muchas personas sin demasiados esfuerzos. Estos links de SoundCloud pueden colocarse en blogs y en páginas webs para ser disfrutados por los visitantes de forma inmediata.

Otro de los cambios que ha experimentado el marketing musical es el hecho de que los artistas pueden obtener beneficios económicos a través de plataformas como Youtube, por ejemplo. Si logran una buena estrategia y obtienen determinado número de seguidores, esta red comenzará a retribuir económicamente a los artistas.

Algo a destacar es que para hacer un buen marketing musical es necesario tener conocimientos de publicidad y diseño, para poder llevar al máximo el potencial de la banda. Colocar canciones mal grabadas o videos de mala calidad, no será benéfico para los artistas. Una de las cosas, para bien o para mal, que se encuentra entre los cambios que ha experimentado el marketing musical es la importancia de la imagen.

Si en una red social vemos una página bien diseñada, pistas acompañadas de ilustraciones, artistas arreglados, buenas sesiones de fotos y videos grabados con una buena calidad, tomaremos en cuenta esta nueva música, así no sea demasiado brillante. Si por el contrario, existe una banda cuyo potencial es enorme, pero publica esporádicamente videos con baja resolución y sin gracia, no lograrán los resultados que se merecen.